Hace unos años Shaper no existía, pero su esencia hacía que diseñáramos patrones de zapas que fabricaríamos para nosotros mismos.

Con el tiempo fuimos depurando su diseño, mimando los detalles y trabajando los patrones, poniendo lo mejor de nosotros a cada paso que dábamos.

Las zapas perdieron su carácter impersonal y empezaron a significar mucho mas que “aquello que te separa del suelo”. Fue ahí cuando conseguimos darle vida a lo que hacíamos.

Desde entonces cada Shaper lleva en sí  una carga emocional que no debemos permitir que se pierda.

Cada Shaper que fabricamos lleva escrito, el nombre de la persona que las va a llevar, en la nota de producción. fabricándose exclusivamente para la persona que la ha pedido.

 

Las Shaper fueron concebidas para adaptarse a cualquier entorno y situación, para que siempre las lleves puestas. Sus materiales y estilos desenfadados hace que cumpla con el dresscode.

 

Sabemos lo que son, pero aún no sabemos lo que pueden llegar a ser.