Las Shaper nacen de la tradición familiar de los fabricantes de calzado y la necesidad de ponerle vida a aquello que hacíamos, hacer sentir que aquello que teníamos en las manos era algo mas que aquello que nos vestía los pies.

Hace unos años Shaper no existía, pero su esencia hacía que diseñáramos patrones de zapas que fabricaríamos para nosotros mismos.

Con el tiempo el diseño se fue mejorando, seguimos mimando los patrones al igual que un shaper su tabla de surf y las zapas perdieron su carácter impersonal.

Conseguimos unas zapas molonas que representaban todo lo bueno que había en nosotros y nos hacia sacar la parte positiva de todo aquello que sucedía en nuestras vidas.

Shaper se convirtió en una forma de ver la vida, un saco de actitudes felices en un mundo imperfecto.

Fue ahí cuando vimos lo que teníamos en las manos, le pusimos nombre y coincidimos en que teníamos que compartirlo con el mundo.

 

La vida trae olas de todo tipo, tu no puedes pararlas, pero puedes aprender a surfearlas.

Disfruta de tus olas.